domingo, 31 de mayo de 2009

Exhibición de Alfaro en el regreso a casa

“Estoy contento por volver a jugar en la que es mi casa. También estoy contento por la victoria. Siempre es importante marcar y ayudar al equipo a sumar tres puntos. Hemos dado una gran imagen. Nos vamos muy contentos con los tres puntos. Ya dije que no celebraría el gol. Seguimos en buena línea, sumando de tres a tres. No nos preocupan otros equipos, sólo nos preocupamos de nosotros”.



Estas son algunas de las palabras que soltó Alejandro Alfaro, al término del encuentro que enfrentó en la tarde de ayer a Sevilla Atlético y CD Tenerife, en la Ciudad Deportiva hispalense.

Alfaro y Nino, lideraron una goleada (0-4), que deja a club tinerfeño a dos pasos de conseguir el ascenso matemático a 1ª División.

En su vuelta a casa, Alejandro se marcó un auténtico partidazo, que deja bien a las claras, que ha llegado su momento de dar el salto a la máxima competición nacional.

En la tarde de ayer, anotó su décimo noveno gol, y participó en otros dos tantos de su equipo.



Estamos ante una de las grandes perlas del fútbol español.

A tres jornadas para que concluya la competición, Alfaro suma 19 goles en liga y 2 en Copa.

22 tantos sin ser delantero. ¡¡Impresionante!!.

Media punta, capaz de desequilibrar un partido en cualquier momento. Rápido, excelente pasador y magnífico goleador. Todo ello, conseguido a base de trabajo. Muchísimo trabajo en silencio, que lo está llevando nada más y nada menos que a donde se merece.

Porque cuando un futbolista goza de la confianza del míster, debe darlo todo sobre el césped, hablar en el campo, y devolverle al que te da la camiseta de titular, toda la fe que ha depositado en ti.



Desde que debutó en 1ª División el 30 de abril del 2006, Alejandro Alfaro no para de engordar su palmarés. Un ascenso a Segunda con el Sevilla Atlético, y una Copa del Rey, UEFA y Supercopa de España, engalanan sus vitrinas.

Los próximos éxitos, pueden llegar en las próximas semanas, con el ascenso del CD Tenerife a Primera a nivel colectivo, y su faceta goleadora en lo personal.

A sus 22 años, Alejandro Alfaro goza de uno de los currículum con más peso en el fútbol español.



Yo no pude asistir en la tarde de ayer a la Ciudad Deportiva para ver el regreso a casa del jugador palmerino, pero si lo visité en la noche del viernes al Hotel de Concentración.



Enhorabuena por todo. No se pueden hacer mejor las cosas.