lunes, 11 de mayo de 2009

Decidió un error puntual

A pesar de dejarse la piel en el campo. A pesar de buscar por activa y pasiva la meta contraria. A pesar de realizar uno de los partidos más serios de la temporada a domicilio. A pesar de contar con clarísimas ocasiones de gol. A pesar de sobreponernos a la lesión de nuestro capitán…
A pesar de todo ello, la mala suerte se volvió a aliar con La Palma CF, y el Tharsis nos ganó 1-0, al aprovechar Adrián un despiste defensivo de Marroco en el minuto nueve de la segunda parte.

En una superficie pequeña, de albero y con balón Mikasa de por medio, el equipo palmerino afrontó un encuentro en el que las bajas volvieron machacar.

Alonso, Loren y Ángel se perdieron la cita por lesión. Mientras que Chico abandonó el rectángulo de juego antes del descanso al sufrir un golpe que le impidió permanecer en el rectángulo de juego.

Ya he leído en varios medios de comunicación cosas como: “La Palma se dejó perder, regalando al delantero del Tharsis un balón sin peligro”.

A esas personas que son capaces de escribir eso, les digo que me dan asco. Muchísimo asco. No valen nada, son unos manipuladores sin escrúpulos que no ven los partidos y escriben lo que le dicen o le parece.

No hay más que ver la cara de Marroco cuando fue sustituido. El futbolista se marchó a la caseta con la cara desencajada. Pero el fútbol es así, y muchas veces basta para que exista un problema, para que surjan varios.



Yo me quedo con la actitud de mi equipo. Ayer lo dimos todo. Pero existe una diferencia con respecto a la primera vuelta del campeonato; carecemos muchísimo en los últimos metros de campo.

Valladares se lesiono cuando mejor se encontraba y ahora no es el mismo porque le falta ritmo. Carlos Torres llegó demasiado tarde. Alonso no termina de abandonar la enfermería…
Demasiados contratiempos para un equipo que por trabajo y fútbol merece estar más arriba. Pero que finalmente se tendrá que conformar con quedar entre los siete primeros.

Al partido de ayer no hay que darle más vueltas. Toca pensar en la última jornada liguera, que nos enfrentará ante Isla Cristina.

Por último, me veo obligado a mencionar de nuevo a los señores árbitros. El de ayer, Fernández Chía (onubense), permitió una dureza en el juego terrible.

No se me puede escapar la actuación de los asistentes. Siempre mal colocados y por delante del balón. Patéticos. O lo que es lo mismo, en la línea de toda la temporada.

Me pongo a mirar partido por partido, y me faltan 8 o 9 puntos. Todos ellos robados por los señores de negro.

¡¡Lamentable!!

Fotos: www.lapalmacf.es