domingo, 10 de mayo de 2009

Exhibición para cerrar el pico a lo papafritas

Sevilla FC 3-1 RCD Mallorca.

Europa segura si el Deportivo picha esta tarde en el Nuevo Colombino ante el equipo de Lucas Alcaráz, y exhibición de juego, oficio y goles de un Sevilla que en la tarde de ayer volvió a cerrar el pico de la impresentable bandada de periodistas deportivos de Sevilla.

El indignante Víctor Fernández ( y algunos más), habrán pasado una noche cargada de pesasillas, después del partidazo realizado por el colombiano Aquivaldo Mosquera, y la fenomenal disposición táctica llevada a cabo por Don Manolo Jiménez y Jiménez.



Ese que no vale un duro, que debería ser expulsado del club, que no está capacitado para dirigir al primer equipo, que no sabe leer los partidos, que es un amarrategui, que no tiene las cualidades necesarias para dirigir al Sevilla FC en la Liga de Campeones, que tiene al vestuario dividido, que no cuenta con el apoyo de los futbolistas, que no sabe ganar las citas decisivas como la de hoy, como la de Villarreal,…

Ese señor, llamado Manolo Jiménez y Jiménez, tiene al Sevilla FC en la tercera posición de la tabla. Justo por detrás de los dos grandes de España (FC Barcelona y Real Madrid). Y precisamente, el Sevilla FC no lleva una jornada, ni dos en ese tercer lugar. Tras la disputa del partido de ayer, son veinte jornadas consecutivas las que el equipo de Don Manolo Jiménez y Jiménez permanece en la tercera posición de la liga española.

A falta de tres jornadas para el final, seguimos con cuatro puntos de ventaja sobre el objetivo marcado a inicios de temporada, la Liga de Campeones. Y todavía hay gente que sigue poniendo en duda el proyecto del Sevilla FC y la capacidad de nuestro entrenador (que poco entendéis de fúlbol).

En la próxima jornada, podemos certificar la tercera posición matemáticamente. Para que ello suceda, debemos conseguir los tres puntos en Pamplona ante Osasuna y esperar a que Atlético de Madrid y Valencia empaten su partido. Y que el Villarreal no gane al Real Madrid.

Digo yo, que si estamos terceros y con 63 puntos, será por algo, ¿no?. Que asco de periodismo deportivo sevillano. Es repugnante. Ayer como el Sevilla había ganado brillantemente, en la sala de prensa los impresentables no podían cargar directamente contra Manolo Jiménez. Así que decidieron faltar al respeto mediante el entrenador visitante, preguntando una y otra vez a Gregorio Manzano si se veía la próxima temporada sentado en el banquillo sevillista.

Hay que tener poca vergüenza…

Pero vamos a la fiesta futbolística que ayer nos dejo el equipo.

Antes de que diera comienza el partido, el Sevilla FC agradeció a Pepe Martí todo lo que nos regaló durante las temporadas que defendió nuestra camiseta.



El Dios Terrenal (como dice mi amigo Pepe “El Paleto”), José María del Nido, entregó una placa al jugador mallorquín, que decía “Gracias Pep”.

En lo deportivo, el Mallorca se adelantó en el marcador a los quince minutos de juego por mediación de Aduriz, que aprovechó un despiste de Escudé para poner por delante en el marcador a un Mallorca que recibió más premio del que persiguió.



Pero el tanto visitante fue el principio y el fin de un Mallorca superado en todas las facetas del juego.

A raíz de ese momento, el rodillo sevillista comenzó a funcionar y la exhibición de juego y el monólogo de ocasiones ofrecido por el equipo de Jiménez, finalizó por destrozar al conjunto de Manzano.

Luís Fabiano se sacó de la manga un penalti que transformó Frederic kanouté de forma extraordinaria antes del descanso.



En la segunda parte, solo existió un equipo en el terreno de juego. El Sevilla se gustaba cada vez más y los goles no tenían más remedio que llegar.

Primero, Luís Fabiano se fabricó una jugada al alcance de los más grandes, para de forma individual, batir por bajo al meta Moya, y poner por delante a su equipo en el marcador.



Para cerrar el encuentro, Jesús Navas culminó su tremendo partido, con un zurdazo dentro del área que quitó las telarañas a la escuadra derecha de la meta mallorquinista.



3-1 y que pase el siguiente.

Me da a mí, que de Pamplona nos traemos también los tres puntos.

Si alcanzamos el objetivo (una masacre tendría que ocurrir para que no fuera así), me gustaría escuchar a esas personas que se han llevado toda la temporada rajando del cuerpo técnico sevillista.

Por último, voy a dejar clara mi postura; Si el Sevilla FC logra conseguir el único objetivo impuesto desde el club a principios de temporada, la Champions, Manolo Jiménez y Jiménez tiene que continuar Si o Si la próxima temporada en el banquillo sevillista. Simplemente porque habría cumplido con el trabajo comendado. Adornado además con las semifinales de la Copa del Rey (eso no era un objetivo, pero ahí está).

Si no es así, yo me levanto y me voy…!!